Blogia
Blog de #biblioteca del irc-hispano

De Majonei

Empieza la historia

Desde que era pequeño, oía a los antiguos del lugar la leyenda de los tres apañeros. Nunca supe si la historia que relataban fue cierta o sólo fue fruto de la imaginación, pero absurda.... es muy absurda.
Transcurría el año 2001, cuando.....

La calle estaba mojada. Tras los pasos confiados de una sombra, caminaba agazapado un tipo, al que no le importaba ni la lluvia ni el frío ni los charcos. Tanto era así que charco que encontraba, charco que inauguraba. De sus orejas salían dos cables que se anudaban en el pecho y bajaban hasta el cinturón de su pantalón de pana marrón. A la vez que caminaba movía la cabeza de un lado a otro y de sus labios entreabiertos solo salía el vaho del frío que hacía.
Una vez hubo parado de llover, el tipo, que seguía agazapado, retiró los cables de sus orejas y sacó del bolsillo de su , tambien camisa de pana, un paquete de tabaco. Lo abrió y sacó un cigarrillo, no tardó ni un segundo en darse cuenta que alguien le había puesto delante de sus narices, una cerilla encendida. Apretó los labios contra el filtro del cigarrillo y aspiró. Una vez hecho esto, alzó la vista, pero no vio a nadie. No le dio mucha importancia y siguió su camino.
Encontró una lata de Coca-Cola vacía y le dio una patada, la lata describió una parábola en el aire y cayó al suelo, “ Clan Clan! “ El tipo se quedó pensativo, ¿ Clan Clan ? Se preguntó. Al final de la calle un destello le hizo girar la cabeza.
El tipo, en un arrebato de ira, por no poder saber de dónde venía ese destello, metió la mano en su pantalón y sacó su teléfono móvil. Un teléfono movil con funda de piel cuero flor, antena parabólica con cable USB y teclado almohadillado TECNO-FLEX. Lo encendió y, debió hacer algo distinto , porque ese teléfono movil no tenía cobertura. Fue tal su enfado que no controló sus movimientos y dio un mal paso y se cayó . Cuando abrió los ojos, no se acordaba de lo que había pasado, sólo sabía que se encontraba en lo alto de una parra. Desde la misma parra, pudo observar otro destello. Bajó de la parra, muy a su pesar, ya que se encontraba muy a gusto en ella, y empezó a andar.
Desde la otra acera observó a otro tipo que llevaba en su mano una sierra algo oxidada. Estaba haciendo movimientos convulsivos, como si de un rapero se tratase. El tipo le preguntó:

- Tipo 1 ( el del móvil) : Oyes tipo ¡ A donde vas con esa sierra toda oxidada ?
El tipo de la sierra, le miró con esas miradas que parece que esten diciendo: “ Este tipo que querrá ? “
El tipo (el de la sierra ) siguió su camino y no le contestó.
Cuando vió que no le contestaba, se le acercó y le dijo:
- Tipo 1: Oyes! Estás tonto o estas tonto ?
- Tipo 2 (el de la sierra): Leñe ¡ No solo no soy tonto sino que soy de Onda, que pasa ?
- Tipo 1: Onda , Castellón ?- preguntó el tipo
- Tipo 2: Si. Replicó sonriente, con las palmas de las manos hacia arriba. ( esto lo leí un día de esos que no sabes que leer y cayó en mis manos un folleto de “ Descubra a su oponente”)
A raíz de esta toma de contacto se hicieron amigos.
Otra vez ese destello.
Como no podía ser de otra manera, acabaron en un bar de esos donde las copas cuestan 6 € y te las ponen en una barra de cristal, unas señoritas con poca ropa, y eso no es porque tengan calor...
Sonó una canción en aquel bar y como todas las señoritas del bar empezaron a saltar a la pista como posesas, y como todas eran morenas.... y la canción decía algo de que bailen las morenas... decidieron que esa fuese su canción.
Se bebieron todo el bar, acabaron a las tantas de la noche y, como ya no había nada abierto, decidieron irse a casa.
Otra vez el destello de los cojones ¡ exclamó el antes llamado Tipo 1 , ahora llamado Rhys, ya que en el bar de antes, bailando con una morena, se resbalizó ( jiji ) y se cayó encima de su móvil y con tan mala suerte que le perforó su pantalón de pana, y sonó como un Rhys! Y claro.... se quedó con ese apodo. El tipo 2 ( el de la sierra, que ya no estaba oxidada, no se sabe como la reparó, seguramente fue en el bar), no vió el asunto ese de la morena ni el baile ni la caída, sólo dijo, “que no vi nada”. Rhys, como vio que era el único que tenía apodo de guerra, le propuso llamarle “quenovi”, pero no le gusto la idea. A el tipo de la sierra le gustaba mucho el cine y le dijo que le llamase “ Kenoby” algo más anglosajón.
Rhys y kenoby se dieron la mano y.....
Otra vez el destello ese de los cojones, dijeron a la vez.
Los dos se encaminaron hacia el destello. Cada vez el destello era mayor, sintieron miedo, ya que era de noche y no se veía a nadie. Cuando ya pudieron ver bien de donde venía ese destello, se quedaron helados. El destello venía de un tipo que estaba escribiendo algo en una pared blanca. Si habeis leido bien, “ el destello venia” ya que el destello lo originaba la calva de ese tipo arrodillado en el suelo pintando en la pared. El tipo , el del destello, no se percató de que estaba siendo observado y cuando Rhys y kenoby se dirigieron a el, éste se sobresaltó y dijo:
Tipo-3 ( el del destello): La oxtia!!! Que susto me habéis dado, y mira que soy vasco!!! Joder, ¡¡ mecagontoloquesemueve!!!! jatetú que estaba yo aquí todo concentrado y me habéis metido un susto de dos pares de cojones y...... ( este tipo no paraba de hablar ,algo pesado, parecía que estuviera hablando solo).
Los dos tipos se miraron y se empezaron a descojonar. Al ver el descojono de ambos tipos, el tipo calvo se levantó y les dijo:
- Seguro que venís del puti de la esquina y seguro que habéis bailado esa canción de Zuccero.
Los dos tipos se quedaron mudos. Cómo es posible que supiera de donde venimos y que habíamos bailado, se preguntaron.....
El tipo del destello capilar, se levantó y se puso enfrente de ellos. ¡No tenía cara ¡ Su rostro estaba borroso. Los dos apañeros ( decidieron llamarse así ya que les gustó el palabro, y no hay más que decir), se miraron y salieron escopeteados de allí.
El tipo 3 ( si, el del destello) les gritó: EY! Que sus pasa? ( era un poco bastito el pobre), pero no recibió contestación alguna.
A la vuelta de media hora, volvieron los dos apañeros, Rhys y kenoby, y encontraron al mismo tipo fumando sentado en un banco de esos que se encuentran por todas partes, pero limpio. Rhys, que era el más lanzado de ellos, le preguntó:
Rhys: Ey! Cómo te llamas?
El tipo, que no paraba de fumar y murmurar algo entre dientes, le contestó:
Tipo3: Mi nombre no importa, solo piensa que tu vida me pertenece...
Kenoby, que estaba detrás de Rhys, sacó una especie de cuerda, a la que llamaba Roberta y se la lanzó al tipo 3.
El tipo 3 ( en adelante Majonei, y digo Majonei porque parecía majo el tipo, y nei porque... porque si, que oxtiax!), la agarró con una mano y se la metió en la boca. Nada más metersela en la boca la escupió, la había convertido en una serpiente!.
Al ver esto, kenoby y Rhys se lanzaron contra Majonei, hubo de todo, besos, abrazos, palmadas en la espalda e incluso pellizcos.
Habían encontrado a su tercer apañero...Un apañero que hacía magia!!!
Pero... sería este el apañero que andaban buscando? Estaría a la altura de las circunstancias? Sabría subirse y bajarse solo de la parra? Sabría utilizar una sierra? Porque no tenía rostro?
Todas estas preguntas y muchas más son las que todavía se hacen.....
TO BE CONTINUED ( si es posible )
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

Ráfagas -

Genial obra de brillante factura, se nota que hay un gran creador tras este relato, jamás ´había leído nada mejor, ahora soy mucho más feliz
Familia swarpoff Nueva guinea
----------------------------
Lo leí y mi vida dio un giro , me gané la loto y mi perro a la mañana siguiente ya no se orinó en mi zapatillas
Simura txentzui ( Murcia )
------------------------
Yo no podía comer picante por lo de las hemorroides y ahora hasta puedo tirarme peos con tropezones...y sin dolor! gracias majonei ,los apañeros es sin duda un texto de referencia
Camilo quetéPelas ( Salamanca )

Thryss -

me pregunto "esputefacta" que habías bebido tú para poner ese nick,el relato ejem, pues eso, vale,que Majoney lo intente de nuevo en ayunas, un saludo,ánimo Majonei...

Esputefacta -

Qué habías comido, majonei, hijo?

Lectora -

¿y continua?
qué horror no fui capaz de acabar de leerlo.
¿has probado a hacer punto de cruz?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres