Blogia
Blog de #biblioteca del irc-hispano

Buenos aires y abanicos varios.

Buenos aires y abanicos varios. La mejor forma de leer este artículo es al ritmo de la " Marcha del abanico" interpretada por la Orquesta de la Guardia Real
Historia.
Aunque existían elementos para "airearse" el abanico de cierre y varillas se remonta apenas a 5 siglos atrás. Existían elementos simples, como el conocido paipai de una solo hoja rígida con un mango o empuñadura, y de gran variedad en formas y tamaños.
Los grandes "viajeros" lo trajeron a Portugal, España e Italia (cuna de los mayores descubridores del planeta). Aunque según recientes estudios se cree que los primeros abanicos plegables fueron introducidos en Europa por los Jesuítas, (para que luego digan que la iglesia no es innovadora).

Su época de máximo esplendor fué durante los reinados de Luis XIV y Luis XV, en donde eran complemento indispensable en el vestuario de una gran señora, como hoy en día claro, por que a ver ¿Qué mujer no cuenta con un abanico que luce graciosa en ocasioens especiales?.

En la actualidad, el abanico ha pasado un mero complemento, muy poco utilizado, menos en las regiones cálidas donde es indispensable...
Y para terminar, deciros que las partes del abanico son, a saber:
1. La varillas. Son las tiras rectangulares de material diverso (caña, bambú, plástico ...) todas iguales entre sí (de ancho y de largo), y perforadas por igual en uno de sus extremos. Dentro de las varillas contaremos también los Padrones:
Los padrones, son el escudo que protege al abanico y sus varillas del desgaste y los golpes cuando el abanico está cerrado. Estos padrones suelen ser más gruesos que la varillas y de un material más resistente como el marfil, carey, nácar, etc. El clavillo ya no se remacha sobre las varillas sino sobre estos nuevos soportes o "protectores": los padrones.

2. El clavillo. Es el clavo o elemento de que une las varillas (engarzándolas por su extremo perforado) de un extremo a otro con una cabeza por un lado y que se remacha por el extremo de salida para evitar que se salgan las varillas. Esto permite el giro de las varillas sobre este eje.

3. País. El país o paisaje es la tela (papel o cualquier otro material) que hace de membrana de unión de las varillas entre sí. Se le hacen el doble de pliegues menos uno que el número de varillas tenga el abanico, haciendo dobleces alternativamente entrantes y salientes para que el abanico pueda plegarse y estirarse perfectamente. El espacio de "membrana" entre dos dobleces debe ser impar (es decir el doble de varillas menos uno). El motivo de este "país" o membrana es de lo más diverso, pudiendo ser hasta un bordado de telas y encajes.

Se pueden relatar cientos de casos en la historia en las que aparece el abanico, este tuvo su gran época de esplendor como vehículo de un lenguaje invisible y cifrado con el que se podían expresar sentimientos e incluso se podían pasar contraseñas con la más variada finalidad. Aunque existe una compleja terminología, conocida como campiología para estudiar el lenguaje del abanico en función de la orientación del abanico y la forma de sujetarlo, os voy a dar unas nociones básicas de cómo usarlo, que nunca se sabe a quién vamos a tener en frente y de paso nos enterearemos de lo que dicen con él en las bodas, y demás eventos, más de una lista que se cree que no nos coscamos.

1. Abanicarse rápidamente. Te amo con intensidad.
2. Abanicarse lentamente. Abanicarse de forma pausada, significa soy una señora casada y me eres indiferente. También si se abre y cierra muy despacio significa esto.
3. Cerrar despacio. Este cierre significa un "Sí". Si se abre y cierra rápidamente significa, ", Cuidado, estoy comprometida.
4. Cerrar rápido. Cerrarlo de forma rápida y airada significa un "No".
5. Caer abanico. Dejar caer el abanico significa: te pertenezco.
6. Levantar los cabellos. Si levanta los cabellos o se mueve el flequillo con el abanico significa que piensa en ti, que no te olvida.
7. Contar varillas. Si cuenta la varillas del abanico o pasa los dedos por ellas quiere decir que quiere hablar con nosotros.
8. Cubrirse del sol. Significa que eres feo, que no la gustas.
9. Apoyarlo sobre la mejilla. Si es sobre la mejilla derecha significa "Si". Sobre la mejilla izquierda es "No".
10. Prestar el abanico. Si presta el abanico a su acompañante, malos presagios. Si se lo da a su madre, quiere decir "Te despido, se acabó".
11. Dar un golpe. Un golpe con el abanico sobre un objeto, significa impaciencia.
12. Sujetar con las dos manos. Si sujeta el abanico abierto con las dos manos, significa "es mejor que me olvides".
14. Cubrirse los ojos. Con el abanico abierto, significa "Te quiero". Si nos cubre el rostro puede significar "Cuidado, nos vigilan.
15. Pasarlo por los ojos. Si se pasa el abanico por los ojos significa, Lo siento. Si cierra el abanico tocándose los ojos quiere decir, "Cuando te puedo ver".
16. Abrir abanico y mostrarlo. Significa, "Puedes esperarme".
17. Cubrir la cara. Cubrir la cara con el abanico abierto, significa: Sígueme cuando me vaya.
18. A medio abrir. Apoyar el abanico a medio abrir sobre los labios quiere decir "Puede besarme".
19. Apoyar los labios. Si apoya los labios sobre el abanico o sus padrones, significa desconfianza, "No me fío".>
20. Pasarlo por la mejilla. Significa, "Soy casada".
21. Deslizarlo sobre los ojos. Significa: "Vete, por favor".
22. Mano izquierda. Llevarlo en la mano izquierda quiere decir: "Deseo conocerte". Moverlo con la mano izquierda significa: "Nos observan".
23. Mano derecha. Llevarlo o moverlo con la mano derecha, significa: "Amo a otro".
24. Pasarlo de una mano a otra. Significa, "Estás flirteando con otra" o "Eres un atrevido".
25. Girar con la mano derecha. Significa: "No me gustas".
26. Tocar la palma de la mano. Quiere decir: "Estoy pensando si te quiero".
27. Sobre el corazón. Apoyar el abanico abierto sobre el corazón o el pecho, quiere decir: "Te amo" o "Sufro por tu amor".
28. Darse en la mano izquierda. Darse un golpe con el abanico cerrado en la mano izquierda significa "Ámame".
29. Mirar dibujos. Mirar los dibujos del abanico, quiere decir: "Me gustas mucho".
30. Bajarlo a la altura del pecho. Significa: "Podemos ser amigos". También dejarlo colgado, quiere decir "Seremos amigos".
31. Cerrarlo sobre la mano izquierda. Quiere decir: "Me casaré contigo".
32. Saldré. Ponerse en el balcón con el abanico abierto o salir al balcón abanicándose. También entrar en el salón abanicándose.
33. No saldré. Dejarse el abanico cerrado en el balcón, salir al balcón con el abanico cerrado, o entrar en el salón con el abanico cerrado.
34. Arrojar el abanico. Quiere decir: "Te odio". o "Adiós, se acabó".
35. Presentarlo cerrado. Significa: "¿ Me quieres ?".
36. Sobre la oreja. La izquierda "Déjame en paz no quiero saber nada de ti". La derecha "No reveles nuestro secreto".
37. Contar o abrir cierto número de varillas. La hora para quedar en una cita, en función del número de varillas abiertas o "tocadas".

Ea, niñas, a hacerse aire.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Tautina -

Con lo que a mi me gustan los abanicos, que tengo cienes y cienes de ellos. Y ahora me entero que me he pasao el verano diciéndole a todo quisqui que lo amo intensamente, que sí, que sí, que no, que no, que a la Parrala le gusta el vino, feo más que feo, que me gustas, que me impaciento por tus huesos… menos mal que el lenguajito éste de los abanicos no está muy extendido…

siouxie -

Mi querida amiga y paisana Alu: La de cosas que he debido decir yo con mi abanico sin darme cuenta, miedo me da. Teniendo en cuenta que en nuestra amada ciudad se alcanzan los 40 grados en algunos días de verano y que menda lerenda es muy coqueta y tiene abanicos de muchos tipos y decorados.
Un inconveniente sin embargo le encuentro yo a este singular lenguaje: Como el interlocutor no conozca el código abaniquero, puede pensar que una tiene el baile de san vito o los calores premenopáusicos galopando por el organismo abanicado con frenesí.
No obstante, un abanico usado con armoniosa coreografía, proporciona a la figura femenina una gracia y una elegancia desde singular hasta exótica.
Te recomiendo, si no la conoces visitar la colección de abanicos del museo romántico de Madrid, en la C/San Mateo,(metro alonso martínez). Hala, con señas y todo , pa no liarse buscando .
Besos paisana!

melibea2 -

Muy instructivo, Alu ;)

Oz completa -

38- Arrojarte un abanico dándote en el ojo significa: Mamón, otro puto abanico de regalo, métetelo allí.
39- Darle vueltas a la sopa con el abanico significa: Ay, qué ojos tienes, por dios, Fransicco Hosé.
40- Abanicarse por debajo de la falda significa: ¡Derretiíto po ti lo tengo, mi arma!
41- Ponerse el abanico por peineta significa: ¡Mira, como la Martirio!
42- Sacarse el abanico de la cajita de la moto significa: Vaya calor que da el casco hoy, mi cabo.

Oz admirado -

Qué entendida y qué buena persona. Yo con mi mal genio seguro que habría escrito una diatriba contra el pay-pay o el ventilador en vez de esto tan lindo. Ay, qué suerte.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres